.Sourate 71 | Nooh |
< back
  1 Enviamos a Noé a su pueblo: «¡Advierte a tu pueblo antes de que le alcance un castigo doloroso!»  
  2 Dijo: «¡Pueblo! Soy para vosotros un monitor que habla claro.  
  3 ¡Servid a Alá y temedle! ¡Y obedecedme!  
  4 Así, os perdonará vuestros pecados y os remitirá a un plazo fijo. Pero, cuando venza el plazo fijado por Alá, no podrá ya ser retardado. Si supierais...»  
  5 Dijo: «¡Señor! He llamado a mi pueblo noche y día.  
  6 Mi llamamiento sólo ha servido para que huyan más.  
  7 Siempre que les llamo para que Tú les perdones, se ponen los dedos en los oídos, se cubren con la ropa, se obstinan y se muestran en extremo altivos.  
  8 Además, les he llamado abiertamente  
  9 y les he hablado en público y en secreto.  
  10 Y he dicho: '¡Pedid perdón a vuestro Señor -Que es indulgente-  
  11 y enviará sobre vosotros del cielo una lluvia abundante!  
  12 Os dará mucha hacienda e hijos varones. Pondrá a vuestra disposición jardines, pondrá a vuestra disposición arroyos.  
  13 ¿Qué os pasa, que no esperáis de Alá magnanimidad,  
  14 habiéndoos creado en fases?  
  15 ¿No habéis visto cómo ha creado Alá siete cielos superpuestos  
  16 y puesto en ellos la luna como luz y el sol como lámpara?  
  17 Alá os ha hecho crecer de la tierra como plantas.  
  18 Después, os hará volver a ella, y os sacará.  
  19 Alá os ha puesto la tierra como alfombra  
  20 para que recorráis en ella caminos, anchos pasos'».  
  21 Noé dijo: «¡Señor! Me han desobedecido y han seguido a aquéllos cuya hacienda e hijos no hacen sino perderles más.  
  22 Han perpetrado una enorme intriga.  
  23 Y dicen: '¡No abandonéis a vuestros dioses! ¡No abandonéis a Wadd, ni a Suwaa, ni a Yagut, a Yauq y a Nasr!'  
  24 Han extraviado a muchos. A los impíos ¡no hagas sino extraviarles más!»  
  25 Por sus pecados, fueron anegados e introducidos en un Fuego. No encontraron quien, fuera de Alá, les auxiliara.  
  26 Noé dijo: «¡Señor! ¡No dejes en la tierra a ningún infiel con vida!  
  27 Si les dejas, extraviarán a Tus siervos y no engendrarán sino a pecadores, infieles pertinaces.  
  28 ¡Señor! ¡Perdónanos, a mi y a mis padres, a quien entre en mi casa como creyente, a los creyentes y a las creyentes! Y a los impíos ¡no hagas sino perderles más!»